Inicio Actualidad Litio, empresas mineras y sociedad: ¿Por qué protestan las comunidades atacameñas de...

Litio, empresas mineras y sociedad: ¿Por qué protestan las comunidades atacameñas de Chile?

"Somos comunidades que contamos con territorialidad y habitamos este espacio y desde tiempos ancestrales hemos mantenido nuestras formas de vida", reclama el pueblo de Camar en el norte de Chile.

335

La semana pasada la firma chilena SQM, principal productor de litio del país, decidió paralizar sus faenas de extracción en el Salar de Atacama.

La razón fueron los bloqueos de comunidades atacameñas, organizadas en el Consejo de Pueblos Atacameños (CPA), que se sintieron vulneradas tras el acuerdo Codelco-SQM para extracción conjunta de litio desde 2030, que es una pieza clave en el avance de la política nacional del litio que dio a conocer el presidente chileno Gabriel Boric en abril de 2023.

Esta semana se levantó tal bloqueo y la minera no metálica siguió en operaciones.

Sin embargo algunas comunidades siguen en alerta, porque quieren asegurar que su voz y conocimiento ancestral del territorio será considerado por el gobierno y las empresas al momento de explotar el salar.

Una de ellas es la comunidad de Camar, ubicada en San Pedro de Atacama, una pequeña comunidad de menos de cien habitantes del pueblo Lickanantay.

Recibimos este jueves una declaración pública de esta comunidad donde se indica lo siguiente:

«El descontento del Consejo de Pueblos Atacameños (asociación constituida por 18 comunidades Atacameñas en la comuna de San Pedro de Atacama), radica en la falta de información entregada por los actores involucrados en el diseño de la nueva estrategia del litio, específicamente en el salar de Atacama.

Esto radica en que el 15 de diciembre 2023 se firmó un acuerdo de entendimiento y buena fe entre las comunidades y las empresas nacionales que seguirán explotando el salar, hasta según lo entendido en ese entonces, el 2030. Acuerdo que claramente denotaba la responsabilidad de informar de manera oportuna a las comunidades cada hito de toma de decisiones y la manera en que ellas se realizan.

Luego, el 28 de diciembre conocemos el documento de memorándum de entendimiento entre la empresa de SQM y Codelco, donde se declara que el salar será explotado hasta el 2060, situación preocupante dado que hoy cuenta con una resolución de calificación ambiental (RCA, instrumento que valida la forma y cantidad de extracción minera evaluada y aprobada ambientalmente) hasta el 2030.

Esto es claramente una falta a lo que se declaró en el proceso de la firma del primer acuerdo con las comunidades, respecto a los procesos informativos y de consulta. De ahí nace el llamado desde las asambleas a movilizarnos y expresar nuestros puntos de vista y el sentir respecto a cómo se están llevando las cosas por el gobierno.

«Ahora bien, si nos vamos más en detalle, nosotros en Camar, o nuestros vecinos en Toconao, Talabre,Socaire y Peine (En adelante comunidades del borde sur), somos comunidades que contamos con territorialidad y habitamos este espacio y desde tiempos ancestrales hemos mantenido nuestras formas de vida. Aun ejercemos la agricultura y la ganadería por ejemplo, aun estan aca nuestros ancianos y esperamos que sigan habitando este espacio nuestros nietos, es ahí donde vemos la necesidad, y más aún la responsabilidad y el deber de las comunidades que están en la zona de extracción, de actuar como veedores y protectores del territorio, desde el cuidado de los recursos hídricos y bióticos hasta el resguardo patrimonial, a través de mantener vivas las formas de vida y costumbres atacameñas. El riesgo de perder todo este patrimonio sería invaluable no solo para nosotros, si no para la riqueza chilena», explicó Héctor Cruz, presidente de esta comunidad de Camar.

«Nosotros no tenemos una postura transaccional con nuestras tierras, tampoco queremos frenar el progreso de nuestro país, solo queremos asegurar que las cosas se hagan de manera debida, y que podamos ser aliados y reconocidos como guardianes de este sector del planeta, que cuenta con un ecosistema único dadas las condiciones geológicas, geográficas y climáticas, por eso es clave la voz de las comunidades que ven -día a día- como es el proceso productivo y cómo éste impacta al territorio atacameño, y que podamos asegurar que haya desarrollo, en este caso desde nuestra cosmovisión, también en las zonas de explotación minera, atajando las consecuencias ambientales y sociales que conlleva la minería. No queremos que el 2060 la minera cierre y deje un espacio muerto y sin vida en un lugar que pudo subsistir y desarrollarse por miles de años, eso es un pésimo indicador en la gestión de todos los actores involucrados en este proceso» finaliza la declaración de Camar.

¿COMO SABER MÁS DEL PROBLEMA AMBIENTAL QUE CAUSA LA EXTRACCIÓN DEL LITIO?

Si quiere conocer más sobre la extracción del litio en Chile, Bolivia y Argentina, países conocidos como el triángulo del litio, le invitamos a ver este premiado documental del Observatorio Plurinacional de Salares Altoandinos, OPSAL:

También puede descarga gratuitamente este libro de OPSAL de 2021, llamado: “Salares Andinos – Ecología de Saberes por la Protección de Nuestros Salares y Humedales”

OPSAL es un colectivo «que congrega a representantes de pueblos originarios, activistas ambientales e investigadorxs en torno a la protección de los salares andinos, ecosistemas únicos y frágiles amenazados por el avance de la minería de litio y otras formas de extractivismo minero en la vasta Puna de Atacama».