Inicio Celulares y computadores Gobierno de Bolsonaro comienza «cruzada» por detener a Huawei en Brasil

Gobierno de Bolsonaro comienza «cruzada» por detener a Huawei en Brasil

552

Según la información de la agencia de noticias Reuters, el gobierno de Jair Bolsonaro busca una manera legal de excluir al fabricante chino de equipos tecnológicos Huawei Technologies Co Ltd de las redes 5G en Brasil.

Bolsonaro, siguiendo a su aliado el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se opone a Huawei debido a que sostiene -sin brindar evidencia alguna- que la compañía comparte información confidencial con el gobierno comunista de China. Sin embargo, se ha enfrentado a la resistencia del sector y al interior de su propio gobierno, incluido el vicepresidente Hamilton Mourão, debido a que Pekín es el mayor socio comercial de Brasilia.

Por otro lado; representantes de la industria dijeron que un decreto presidencial de este tipo podría conducir a una batalla legal con las empresas de telecomunicaciones que ya usan equipos de Huawei y se oponen a la prohibición de la empresa china porque los obligaría a realizar costosos cambios de tecnología.

Retraso

La mayoría de las empresas brasileñas de telecomunicaciones utilizan equipos de Huawei en sus redes 3G y 4G. Según la asociación del sector Conexis, la mayor empresa de telefonía celular Vivo, propiedad de Telefônica Brasil, utiliza equipos de Huawei en el 65% de sus redes. El 55% de los equipos de Claro son de Huawei, mientras que Oi tiene el 60% y TIM el 45%. Por ello, Una disputa legal podría retrasar la subasta de frecuencias de espectro 5G, planificada para junio del próximo año, y retrasar la transición de Brasil a la tecnología de quinta generación.

Otro antecedente se encuentra en que el mes pasado, Brasilia declaró su apoyo a Clean Network, una iniciativa estadounidense que busca que los países eviten que la tecnología china se expanda por las redes 5G en todo el mundo. Mientras que el gobierno de Estados Unidos ha ofrecido financiamiento a las empresas brasileñas de telecomunicaciones para alentarlas a comprar a proveedores occidentales como Nokia y Ericsson en lugar de Huawei.