Inicio Actualidad EE.UU. investigará arándanos chilenos

EE.UU. investigará arándanos chilenos

La investigación, solicitada por la USITC, incluye arándanos cultivados, orgánicos, silvestres, frescos y congelados, y tiene un plazo de duración de 180 días.

46

El martes 6 de octubre se formalizó, por medio de una publicación en el sitio web del United States International Trade Comission (USITC), el proceso de investigación por salvaguardias globales en el marco de la Sección 201 del Trade Act de 1974, cuyo fin es determinar en qué medida el aumento de las importaciones de arándanos, ha causado daño grave o amenaza de daño a los productores estadounidenses de dicho producto.

La investigación, solicitada por la oficina del United States Trade Representative (USTR) mediante carta del 29 de septiembre al USITC, incluye arándanos cultivados, orgánicos, silvestres, frescos y congelados, y tiene un plazo de duración de 180 días, durante los cuales ya existe un calendario para las audiencias.

Para afrontar este proceso, la Cancillería, a través de la Subsecretaría de Relaciones Económicas Internacionales (SUBREI), asumió la estrategia de coordinación entre el sector público y privado, mediante un trabajo conjunto entre la Institución, la Embajada de Chile en Estados Unidos, el Ministerio de Agricultura y la mesa de arándanos de la Asociación de Exportadores de Chile (Asoex) y ChileAlimentos.

“La decisión es tener una defensa muy coordinada para defender los intereses de Chile. Es por ello que estamos preparándonos para generar, en la primera fase de la investigación del USITC, información técnica sobre el total exportado de arándanos, y demostrar que no se produce el daño al mercado norteamericano en general”, señaló el Subsecretario Rodrigo Yáñez mediante un comunicado de Subrei.

Cabe destacar que, en 2019, las exportaciones de Chile de arándanos frescos alcanzaron US$561 millones, de los cuales un 50% fueron hacia EE. UU., lo cual lo ubica como el principal destino de esta fruta chilena. Este país latinoamericano no es solo proveedor y comprador de arándanos, «sino también una plaza para la inversión de empresas estadounidenses de dicha industria en Chile, que, con producción en ambos países, pueden abastecer todo el año a sus clientes en el mundo», termina el comunicado del gobierno chileno.