Inicio Análisis y Opinión LA NO MUERTE DEL PRESIDENTE ALLENDE

LA NO MUERTE DEL PRESIDENTE ALLENDE

51

Autor: Alejandro Lavquén, escritor.

Editor General en “Estrofas del Sur”

 

La derecha y el pinochetismo, con su sostenida propaganda, durante décadas, han impuesto en la conciencia colectiva la convicción de que el presidente Allende se suicidó en La Moneda. Incluso sus partidarios dan crédito a esta patraña, cuya fuente fundamental se le atribuye al “testimonio” del recientemente fallecido Dr. Patricio Gijón, a quién El Mercurio, en muchas oportunidades, le dio amplia cobertura a sus dichos. Incluso la familia directa del presidente Allende se creyó el embuste de la dictadura y la derecha. En todo caso, qué se podía esperar de ellos, salvo de Tati, la única hija del presidente digna y consecuente.

 

Y si se hubiese suicidado, lo que no ocurrió, ¿qué? ¿Qué importancia tendría? El valor y legado del presidente Allende está en su resistencia heroica ante los militares cobardes que ante un solo hombre, acompañado por un reducidísimo número de compañeros, opuso resistencia a aviones, tanques, artillería y regimientos con soldados armados hasta los dientes que atacaban el palacio de gobierno. Mientras todo esto ocurrida, el genocida y miserable ladrón Pinochet estaba escondido en un recinto militar para escapar “por si el golpe de Estado fallaba”. Los únicos cobardes, en todo esto han sido los militares. Allende fue un valiente, un verdadero representante del pueblo que supo cumplir con el deber comprometido. El testimonio de Gijón no es creíble, por montones de razones, y así lo han demostrado estudios de médicos forenses serios. La derecha siempre ha impuesto su criterio a través de los medios de comunicación y comprando adherentes de los “bandos contrarios”, como, por ejemplo, lo hizo por medio de Paz Ciudadana, ¿o acaso no han visto las fotos de personeros de la Concertación sonriendo aduladoramente junto a Agustín Edwards E., el  vende patria y uno de los promotores del golpe de 1973. El pinochetismo y las mentiras de la derecha solo son merecedoras de una cosa: El patíbulo. En otras palabras, de la digna y legítima defensa propia que el derecho internacional acepta contra los delincuentes que llegan a asesinar, desaparecer y torturar.